Este blog tiene como objetivo reflexionar sobre el tema de las prácticas sexuales desprotegidas entre hombres (homo y bisexuales) y presentar de forma selectiva la información sobre los resultados de las investigaciones médicas que brillan por su ausencia en la información de las organizaciones de activistas para el uso del condón. Es evidente que las campañas masivas de uso del preservativo no han logrado su objetivo, ya que, a pesar de lo intensivas que han sido, las estadísticas sanitarias nos dicen que los contagios han aumentado en la población gay en los últimos tiempos (hablo de España). Ya es hora que los responsables de las campañas comiencen a replantearse con sentido autocrítico cuales son las causas verdaderas de esta situación. Porque es indudable que a pesar de que estamos inundados con información acerca de las formas de prevención hay mucha gente que no la asimila o no quiere asimilarla.

No sería honesto caer una vez más en la banal y típica actitud de moralizar estigmatizando a aquellos que practican el sexo sin preservativo, llamado “a pelo” o “bareback”. Este sector de la población gay que realiza esta práctica, consciente de los riesgos es una minoría y no puede ser la responsable de que muchos jóvenes y no tan jóvenes también lo hagan, pero en el anonimato y sin hablar del tema. Esa actitud de rechazo y condena a los que no usan el preservativo ha dado lugar a un comportamiento de sexo inseguro oculto en los contactos sexuales esporádicos y anónimos. Esto no puede ser deseable desde un punto de vista sanitario, el control de la infección se hace prácticamente imposible. Si se han detectado casos de contagio o re infección ha sido indirectamente a causa de la trasmisión de otras enfermedades venéreas o por síntomas graves del VIH no tratado a tiempo. Muchas personas que practican sexo con diferentes parejas y con frecuencia, que algunos llaman promiscuo, se resisten a someterse a la prueba del VIH porque no hay conciencia de lo importante que es descubrir la infección a tiempo, por la imagen negativa que se tiene de la condición de seropositivo y el temor a sufrir la estigmatización por parte de la sociedad, familia, etc. Se tendría que dejar claro también que hoy en día el SIDA ya no se considera mortal (en los países con cierto nivel de bienestar), esto lo afirman los médicos especialistas que lo hacen comparable a otras enfermedades crónicas como la diabetes. Pero la mayoría de las organizaciones de propaganda del sexo seguro continúan empeñados en presentar una realidad mucho más siniestra pensando que de esa manera, infundiendo el miedo , podrán lograr su objetivo que no es más que el control de un instinto difícilmente controlable : el sexo. Si bien es cierto que el uso del preservativo es lo que puede evitar la mayoría de los contagios está demostrado que no todas las personas están dispuestas a usarlo, y lo peor de todo, que estas prácticas se hacen en el anonimato evitando así reproches y el dedo acusador de los "fascistas" del sexo seguro. En definitiva, se trata de otro tema tabú, del que no se habla a menos que sea en los términos que están de acuerdo con las políticas de las autoridades y de las ong informadoras . Pero a estas alturas después de 25 años no podemos seguir tratando este asunto desde el voluntarismo políticamente correcto o con políticas que llevan a la represión moralizante por parte de los que se consideran salvadores de la humanidad.



12/11/2012

La noticia del día

gTt-VIH Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH La noticia del día Investigadores españoles consideran urgente realizar más campañas de concienciación sobre la profilaxis postexposición Aunque los hombres gais suelen estar más informados sobre dicha estrategia preventiva, el porcentaje de varones que la conocen en España es mucho menor que en otros países Continuar

19/7/2012

La noticia del día 19-07-2012 La FDA aprueba el uso de Truvada como profilaxis preexposición Se trata del primer fármaco autorizado por la agencia del medicamento estadounidense para reducir el riesgo de adquirir la infección por VIH en determinadas poblaciones

Miguel Vázquez - 19/07/2012 El pasado 16 de julio, la Agencia de la Alimentación y el Medicamento de EE UU (FDA, en sus siglas en inglés) dio el visto bueno al empleo de Truvada® [un comprimido que contiene una combinación de emtricitabina y tenofovir] como tratamiento preventivo para reducir el riesgo de infección por VIH entre personas que no tienen el virus, pero que están en situación de alto riesgo de contraerlo por vía sexual. El fármaco está aprobado para su utilización como parte de una estrategia integral de prevención que incluya otros métodos preventivos, como prácticas sexuales seguras, counselling para reducción del riesgo y realización periódica de pruebas del VIH. También hay que señalar que su uso está contraindicado como profilaxis preexposición (PPrE) en el caso de personas con VIH o estado serológico desconocido. El fármaco ya se empleaba como parte del tratamiento antirretroviral, pero, en el mes de diciembre de 2011, Gilead [la empresa fabricante] solicitó a la FDA la autorización para ampliar su indicación para su utilización como profilaxis preexposición (véase La Noticia del Día 10/01/2012). El pasado 10 de mayo, dicha solicitud recibió la opinión favorable de un comité de expertos de la agencia reguladora norteamericana (véase La Noticia del Día 18/05/2012) y, aunque su decisión no es vinculante para la FDA, se daba por sentado que ésta acabaría dando su aprobación final, como así ha sucedido. Los datos de seguridad y eficacia del fármaco como profilaxis del VIH en los que se ha basado esta resolución provienen de dos grandes estudios de distribución aleatoria, a doble ciego y controlados con placebo: el iPrEx y el Partners PrEP. En el primero de ellos, la población que tomó parte fueron hombres que practican sexo con hombres y mujeres transexuales, y se observó que el uso de Truvada® supuso una reducción del riesgo de infección de un 42% respecto al placebo. Por su parte, en el Partners PrEP participaron parejas heterosexuales y el estudio reveló que el empleo del fármaco como profilaxis preexposición redujo el riesgo de transmisión en un 75% en comparación con un placebo (véanse La Noticia del Día 29/11/2010 y La Noticia del Día 19/07/2011). Aunque en estos ensayos no se identificaron nuevos efectos secundarios en la utilización de Truvada® como PPrE, los acontecimientos adversos más habituales con este antirretroviral son diarrea, náuseas, dolor abdominal, dolor de cabeza y pérdida de peso. En general, los efectos secundarios graves son poco frecuentes. El uso de Truvada® como PPrE se autoriza dentro de lo que se conoce como una estrategia de evaluación y mitigación del riesgo, a fin de reducir las posibilidades de que las personas sin VIH adquieran el virus y pueda producirse la aparición de variantes virales resistentes a los fármacos. El componente central de esta estrategia es un programa de formación y educación para ayudar a los médicos a la hora de asesorar a las personas que toman Truvada® como profilaxis preexposición o valoran la posibilidad de hacerlo. El programa de formación y educación no restringirá la distribución de este fármaco, pero ofrecerá información sobre la importancia de mantener una adhesión al régimen de dosificación recomendado e intentará hacer entender los graves riesgos que conlleva infectarse por VIH mientras se sigue una PPrE con Truvada®. La FDA, asimismo, ha exigido que, como condición para la aprobación, Gilead recoja aislados virales de las personas que adquieran el VIH a pesar de tomar el fármaco y que determinen si éstos presentan resistencias. Además, a la empresa se le pedirá que reúna datos relativos a los resultados clínicos de los embarazos de las mujeres que queden embarazadas mientras toman Truvada® como profilaxis, y que lleve a cabo un ensayo para evaluar la adhesión al fármaco y su relación con efectos secundarios, riesgo de seroconversión y desarrollo de resistencias en personas que se hayan infectado a pesar de la profilaxis. Fuente: Elaboración propia. Referencia: Comunicado de prensa de la FDA: FDA approves first drug for reducing the risk of sexually acquired HIV infection (www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/ucm312210.htm). "La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm

28/3/2012

Nuevos resultados positivos de la terapia génica denominada de 'dedo de zinc' con el compuesto SB-728-T

gTt-VIH Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH La noticia del día 28-03-2012 CROI 2012: Nuevos resultados positivos de la terapia génica denominada de 'dedo de zinc' con el compuesto SB-728-T Este tratamiento ofrece la posibilidad de conseguir una cura funcional de la infección por VIH Miguel Vázquez - 28/03/2012 En la reciente Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), celebrada en esta ocasión en Seattle (EE UU), se presentaron los últimos datos de un ensayo clínico en el que se utilizó el compuesto SB-728-T para modificar las células CD4 [una técnica llamada de ‘dedo de zinc’, que consiste en la modificación genética de estos linfocitos para evitar que expresen una proteína denominada correceptor CCR5], que revelaron que el uso del fármaco experimental dio lugar a una mejora significativa de los recuentos de CD4 y a una reducción notable de la viremia sin necesidad de tomar terapia antirretroviral. Para poder entrar en sus células diana el VIH necesita, además del receptor CD4, la presencia de un correceptor en la superficie celular, el CCR5 o el CXCR4. Por lo general, cuando las personas contraen el VIH, éste emplea el correceptor CCR5, pero con el tiempo el virus puede cambiar su tropismo y empezar a utilizar el otro correceptor, el CXCR4 (esto se observa en aproximadamente la mitad de los pacientes con experiencia en tratamiento). Un estudio publicado en diciembre de 2010 en la revista Blood informó de que un paciente con VIH que padecía leucemia fue sometido a un trasplante de médula ósea procedente de un donante elegido que presentaba la mutación CCR5 delta-32 por partida doble (heredada de sus dos progenitores), por lo que sus células CD4 no tenían el correceptor CCR5. La intervención a la que fue sometido ese paciente es demasiado peligrosa y cara como para realizarla de forma rutinaria con todos las personas con VIH, pero proporcionó una prueba de concepto de que, al menos en principio, es posible controlar la infección por dicho virus sin necesidad de emplear antirretrovirales (véase el artículo El Paciente de Berlín, de LO+POSITIVO 50). Por otro lado, se sabe que algunas personas presentan de forma natural una mutación, denominada CCR5 delta-32, que las hace más resistentes frente a la infección por el virus, sin que aparentemente tenga ningún efecto secundario perjudicial para el organismo. El reto para los científicos era conseguir ese mismo efecto de una manera segura, y una de las propuestas es el uso de la tecnología de ‘dedo de zinc’. En la actualidad existe un fármaco comercializado, maraviroc, que actúa sobre el correceptor CCR5 para evitar que el VIH se una al mismo y que pueda infectar las células CD4. Sin embargo, con el fármaco experimental SB-728-T se pretende ir un paso más allá y actuar sobre el propio gen responsable de la expresión del correceptor para crear una población de linfocitos CD4 sin un CCR5 funcional. La terapia consiste en la extracción de las células CD4 de la sangre del paciente para tratarlas con el fármaco experimental SB-728-T (el único fármaco que hoy en día se está probando en ensayos clínicos con este objetivo) a fin de desactivar el gen que expresa el CCR5. Estas células genéticamente modificadas son cultivadas y multiplicadas en el laboratorio y luego se inyectan de nuevo en el mismo paciente. En las conclusiones de un estudio terapéutico presentadas en la edición del pasado año de la CROI (celebrada en Boston), se evidenció que las infusiones de las células CD4 modificadas mediante SB-728-T resultaron seguras, se distribuyeron por todo el organismo y se relacionaron con aumentos en los recuentos de estos linfocitos en un pequeño grupo de pacientes con VIH en los que, si bien presentaban niveles indetectables de carga viral, sus recuentos de CD4 no mejoraron demasiado a pesar de haber recibido tratamiento durante varios años (lo que se denomina respuesta “inmunodiscordante”) [véase La Noticia del Día 02/03/2011]. Por su parte, en la 51 Conferencia Interciencias sobre Agentes Antimicrobianos y Quimioterapia (ICAAC) se hicieron públicos datos sobre otro estudio que contó con seis pacientes (ninguno de los cuales presentaba una respuesta inmunodiscordante) que se sometieron a una interrupción de tratamiento un mes después de recibir una infusión de sus propias células CD4 modificadas con el SB-728-T. Tres de las seis personas mostraron una reducción significativa de la carga viral durante la interrupción del tratamiento y en un paciente se registraron niveles indetectables de viremia (véase La Noticia del Día 30/09/2011). El doctor Pablo Tebas, de la Universidad de Pennsylvania (EE UU), junto con un equipo de colaboradores, dio a conocer más datos procedentes tanto de los seis voluntarios del estudio que se sometieron a la interrupción del tratamiento tras el uso del SB-728-T, como de los 15 respondedores inmunodiscordantes. Todos los pacientes recibieron una única infusión de entre 5.000 y 30.000 millones de células CD4 modificadas genéticamente. La edad media de los seis pacientes que mostraban una buena respuesta al tratamiento antirretroviral fue de 46 años. Todos ellos eran hombres, con un recuento de CD4 por encima de 900 células/mm3 en promedio al inicio del ensayo. Entre los pacientes con respuesta ‘inmunodiscordante’, la edad media fue de 48 años y su promedio de células CD4 fue de 335 células/mm3 al comienzo del estudio. Dos de estas 15 personas eran mujeres. Al inicio del estudio, el promedio de la correlación CD4/CD8 (una medida del equilibrio de sistema inmunitario que es en general más bajo en las personas que viven con VIH) fue de 1,4 entre los seis pacientes con buena respuesta inmunitaria y de 0,7 entre los 15 pacientes restantes (normalmente, este valor suele ser de 1,0 o superior). Las conclusiones del estudio revelaron que el tratamiento con SB-728-T sigue resultando seguro y bien tolerado. Los acontecimientos adversos de gravedad fueron excepcionales y la inmensa mayoría de ellos fueron de carácter leve-moderado y se observaron, principalmente, en las 24 horas siguientes a las infusiones. Los efectos secundarios más habituales fueron escalofríos, fiebre, dolor de cabeza y sudoración excesiva. Se registraron aumentos en los recuentos de CD4 en ambos grupos. Así, el grupo de seis pacientes vio como sus CD4 aumentaron más de 1.500 puntos tras la infusión y, al día 30, seguían siendo 1.000 puntos mayores que sus niveles previos a la infusión. Por otro lado, aunque el grupo de 15 pacientes también experimentó unos aumentos estadísticamente significativos de CD4, éstos fueron menos pronunciados. Tras la infusión, estos pacientes incrementaron 500 puntos sus recuentos de CD4 y, durante un año, su nivel de linfocitos permaneció de forma constante por encima de los valores previos a la infusión. Las proporciones CD4/CD8 se fueron normalizando en los pacientes con respuesta inmunodiscordante y se incrementaron en los otros seis pacientes. Tras la infusión de las células CD4, se detectaron unos niveles elevados de mensajeros celulares (citocinas IL-2, IL-7 e IL-15), lo que probablemente explicaría los síntomas postinfusión descritos, así como la rápida expansión de las células CD4. El equipo de investigadores también informó de que las células modificadas con la técnica del dedo de zinc pudieron ser detectadas en algunas muestras sanguíneas durante más de un año después (incluso hasta 700 días más tarde en un caso). También es importante señalar que las células modificadas mostraron indicios de desplazarse y alojarse en el tejido del intestino, uno de los importantes reservorios de VIH del organismo. Al volver a repetir el experimento de interrupción de tratamiento (como en el estudio presentado en la ICAAC) con los seis pacientes que presentaban una respuesta inmunitaria buena, se comprobó que, al principio, las cargas virales aumentaron en todos los pacientes tras el abandono de los fármacos, pero posteriormente en tres de ellos se registró un descenso de las mismas (una reducción que varió entre 6 y 100 veces). El único paciente cuya carga viral se redujo hasta niveles indetectables presentaba de forma natural una copia de la mutación CCR5 delta-32, por lo que la infusión de las células tratadas fomentó un bloqueo del VIH incluso más notable que en el resto de los participantes. A partir de este experimento, el equipo de investigadores concluyó que el control de la viremia en ausencia de terapia estuvo correlacionado con los niveles de células CD4 circulantes con dos copias de la mutación delta-32 (bialélicas) gracias a la terapia con SB-728-T. Asimismo, los científicos también constataron que los niveles de ADN proviral en los linfocitos CD4 (una medida del reservorio viral) se multiplicaron por cuatro en uno de los pacientes y por nueve en otro durante la interrupción del tratamiento. No obstante, estos aumentos revirtieron cuando se reinició la terapia antirretroviral. En su conclusión, el equipo responsable de la investigación afirmó que los datos procedentes de estos estudios resultan prometedores y merecen una evaluación más profunda. Está prevista la realización de dos ensayos con SB-728-T para maximizar su efecto. Uno de ellos se centrará en aquellos pacientes que presentan de forma natural la mutación CCR5 delta-32 en una de las copias del gen que codifica el correceptor. Por su parte, el segundo estudio empleará quimioterapia para preacondicionar el sistema inmunitario y comprobar si con ello se aumenta la expansión en el organismo de las células CD4 genéticamente modificadas. Con todo, hay que aclarar que la curación completa del VIH puede resultar más complicada, ya que, en última instancia, requeriría reemplazar toda la población de células CD4 por la variante modificada. Un enfoque curativo probablemente implique eliminar y tratar las células madres para bloquear el correceptor CCR5 (y es posible que también el CXCR4), administrar una dosis elevada de quimioterapia para eliminar todas las células inmunitarias susceptibles al VIH y trasplantar las células madre modificadas para que puedan reconstruir un sistema inmunitario resistente al virus. Fuente: Aidsmeds / Elaboración propia. Referencia: June C, Tebas P, Stein D, et al. Induction of Acquired CCR5 Deficiency with Zinc Finger Nuclease-modified Autologous CD4 T Cells (SB-728-T) Correlates with Increases in CD4 Count and Effects on Viral Load in HIV-infected Subjects. 19th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, Seattle, abstract 155, 2012. "La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.ht

23/3/2012

Vorinostat, un fármaco anticancerígeno, permite sacar al VIH de sus reservorios celulares

gTt-VIH Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH La noticia del día 23-03-2012 CROI 2012: Vorinostat, un fármaco anticancerígeno, permite sacar al VIH de sus reservorios celulares Esto podría constituir un avance para lograr la erradicación de la infección del organismo Miguel Vázquez - 23/03/2012 Un estudio ha permitido comprobar, por primera vez, que es posible actuar sobre el mecanismo a través del cual el VIH permanece oculto en células CD4 durmientes del organismo, protegido frente al efecto de los fármacos antirretrovirales. Estos hallazgos fueron presentados recientemente en el transcurso de la XIX Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), que se celebró a principios del mes de marzo en la ciudad de Seattle (EE UU). Aunque las personas que participaron en el ensayo no consiguieron eliminar el virus, estos hallazgos plantean un panorama esperanzador para la consecución de una cura de esta infección. Cuando, en la década de 1990, se aprobaron los inhibidores de la proteasa, se albergó la esperanza de que la terapia combinada resultaría lo bastante potente como para, con el tiempo, eliminar la infección por VIH. No obstante, pronto se comprobó que, con independencia de la eficacia del fármaco y la duración de la terapia, el virus era capaz de permanecer escondido en células durmientes y volver a replicarse en la sangre al interrumpirse la toma del tratamiento antirretroviral. Por su parte, se comprobó que los tratamientos concebidos inicialmente para ‘despertar’ estas células que albergaban el virus, a pesar de mostrar eficacia en la expulsión del VIH de las mismas, tenían también un efecto secundario indeseable, ya que provocaban una inflamación excesiva del sistema inmunitario, que favorecía la infección. Lo que se necesitaba era un fármaco que permitiera sacar al VIH que está oculto en estas células sin activar al mismo tiempo a todo el sistema inmunitario. Uno de estos enfoques, que en los últimos años ha ganado gran atención, es la inhibición de la histona deacetilasa (HDAC, en sus siglas en inglés), una enzima que se cree que desempeña un papel clave a la hora de mantener el VIH dentro de las células durmientes de larga vida. Al principio, parecía que el ácido valproico (Depakine®), un inhibidor de la HDAC, podía ser útil para intentar erradicar el VIH del organismo. Sin embargo, posteriormente se comprobó que este compuesto no reducía los reservorios de células durmientes infectadas por el virus (véase La Noticia del Día 27/04/2007). Un grupo de investigadores que ya había trabajado con el ácido valproico –dirigidos por David Margolis– decidió probar otro fármaco de esta familia, vorinostat (Zolinza™), empleado en la quimioterapia contra el cáncer. En 2009, se había comprobado que este producto era capaz de despertar las células durmientes infectadas por VIH (tanto en cultivos celulares de laboratorio como en muestras de sangre extraídas de personas que tomaban terapia antirretroviral (véase La Noticia del Día 25/03/2009). El ensayo clínico, hecho público en la conferencia CROI 2012, contó con la participación de seis hombres con VIH, que tenían una media de edad de 45 años. Todos ellos habían tomado terapia antirretroviral durante un promedio de cuatro años, presentaban unas cargas virales indetectables y mostraban unos recuentos estables de CD4 por encima de 500 células/mm3. El primer paso del estudio fue recolectar células CD4 durmientes de los pacientes, requisito necesario para analizar los niveles de ARN del VIH (un marcador de actividad viral) dentro de las células. Dichas células fueron expuestas al fármaco y se confirmó que éste tenía la capacidad de aumentar los niveles de ácido ribonucleico del VIH. El segundo paso fue examinar si la dosis de vorinostat empleada en el estudio (400 mg) tenía algún efecto sobre la acetilación de la histona, el proceso celular necesario para activar la expresión del VIH en las células durmientes. El investigador principal señaló que se observó que esa actividad se multiplicó por más de dos veces en las ocho horas siguientes a la toma de una dosis única de Zolinza™. Por último, se comprobó si el fármaco era capaz de aumentar los niveles de ARN del VIH en las muestras de células CD4 durmientes obtenidas tras el uso del fármaco, en comparación con las concentraciones medidas antes del tratamiento. Se comprobó que se produjo un aumento promedio de 4,8 veces en los seis pacientes, con unos valores individuales que estuvieron comprendidos entre 1,5 y 10 veces. Por otro lado, el equipo de investigadores no registró ningún aumento estadísticamente significativo en los niveles de ARN del VIH en sangre, un dato que sugiere que el éxito de Zolinza™ en promover la expresión del virus de la inmunodeficiencia humana en las células no se ve empañado por el efecto indeseado de aumentar la carga viral del virus, tal y como se había observado con el ácido valproico. El doctor Margolis también indicó que los efectos adversos apreciados durante el estudio fueron de naturaleza leve y que ninguno de ellos parecía estar relacionado con el tratamiento con vorinostat. Los investigadores concluyen que este estudio supone la primera prueba de concepto de que es posible poner fin al estado de latencia de la infección, lo que, en su opinión, supone un paso importante para su erradicación. Fuente: Aidsmeds / Elaboración propia Referencia: Archin N, Liberty A, Kashuba A, et al. Administration of Vorinostat Disrupts HIV-1 Latency in Patients on ART. 19th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections. Abstract 157LB. "La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm.

22/3/2012

La toma de cuatro dosis de fármaco a la semana podría ser suficiente como profilaxis preexposición frente al VIH

gTt-VIH Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH La noticia del día 21-03-2012 CROI 2012: La toma de cuatro dosis de fármaco a la semana podría ser suficiente como profilaxis preexposición frente al VIH A pesar de que el análisis presenta varias limitaciones, podría servir como orientación a la hora de establecer los niveles mínimos de adhesión a este tratamiento Miguel Vázquez - 21/03/2012 El análisis más detallado de los niveles de fármaco en sangre y de los recuentos de células inmunitarias de los hombres gais que participaron en el ensayo iPrEx -en el que se probaba una profilaxis preexposición (PPrE) con Truvada® (tenofovir y emtricitabina)- ha revelado que la infección por VIH en los hombres que recibieron la PPrE estuvo relacionada con la falta de continuidad en la toma del medicamento después de haber mostrado un grado inicial de adhesión razonablemente bueno. Se comprobó que esta relación estadística fue más sólida que en el caso de los participantes que nunca tomaron la PPrE en el estudio, tal y como se había pensado en un principio. Los resultados de este análisis fueron presentados en el transcurso de la XIX Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), que este año tuvo lugar en Seattle (EE UU). Las pruebas también mostraron que sólo una minoría de los participantes parecía estar tomando la medicación como fue prescrita, siete días a la semana. A pesar de eso, los niveles de protección fueron elevados (aproximadamente un 96% de infecciones evitadas) siempre que la adhesión fuera, como mínimo, de cuatro dosis semanales. Los resultados del ensayo iPrEx se anunciaron en 2010 y evidenciaron que, en conjunto, los hombres que tomaron Truvada® tuvieron una reducción del 42% en el riesgo de infección respecto a los que recibieron un placebo (véase La Noticia del Día 29/11/2010). Cuando se comprobaron los niveles de fármaco en los 48 participantes que se infectaron por el virus pese a tomar la profilaxis, no constituyó una sorpresa el comprobar que únicamente el 10% de ellos presentaban niveles detectables de fármaco. Sin embargo, sí que resultó más sorprendente que sólo el 50% de los participantes no infectados mostraran niveles detectables de medicamento en sangre. Las nuevas mediciones han examinado los niveles de fármaco en las muestras almacenadas en los meses anteriores a la infección y los compararon con los del mismo período de tiempo en participantes no infectados. En el caso de los participantes que no adquirieron el virus, alrededor de un 45% mantuvo de forma constante un nivel detectable de fármaco en sus muestras a lo largo de todo el estudio, lo que confirma que al menos la mitad de los participantes simplemente nunca tomaron la profilaxis. Por lo que respecta a los participantes que sí se infectaron, las tasas promedio de adhesión arrancaron igual que en el otro caso, pero mostraron un ligero descenso en el primer año del ensayo y, más adelante, se redujeron al 10% en los tres meses previos a su infección. Esto sugiere la posibilidad de mejorar la adhesión mediante un apoyo de forma trimestral. El equipo de investigadores también decidió comprobar qué niveles de tenofovir en sangre estuvieron relacionados con la protección frente al VIH. Para ello, compararon los niveles de fármaco en los participantes en el ensayo iPrEx con los procedentes de un pequeño estudio denominado STRAND, dados a conocer en la conferencia del pasado año, en el que a los voluntarios se les administró una dosis de tenofovir dos, cuatro o siete veces a la semana y, posteriormente, se midieron los niveles de fármaco en el pelo. Al comparar el grado de protección observado en los participantes con los niveles específicos de medicamento en el iPrEx, se pudo determinar qué porcentaje de adhesión al tratamiento fue protectora. En el estudio iPrEx, los niveles medios de fármaco apreciados en las personas que adquirieron el virus fueron acordes con los que reflejaría una toma inferior a una dosis de tenofovir a la semana, mientras que en el grupo que no se infectó, fueron consecuentes con los observados en la toma sólo de unas tres dosis semanales. Únicamente el 18% de los participantes en el ensayo iPrEx presentaron niveles de fármaco que concuerdan con la toma de siete dosis a la semana. Se utilizaron unas pruebas muy sensibles para determinar los niveles de tenofovir metabolizado dentro de las células y se comprobó que la reducción del 90% en el riesgo de infección por el virus se correlacionó con una concentración de fármaco de 16 femtomoles por mol (fm/M, es decir, 16 moléculas de tenofovir por cada 1015 [mil billones] de moléculas). La concentración media relacionada con siete dosis a la semana en el estudio STRAND fue de unos 38 fm/M, mientras que la de cuatro dosis semanales fue de unos 32 fm/M. Esto permitió calcular que la protección ofrecida por las cuatro dosis de tenofovir a la semana fue elevada y casi la misma que la observada cuando se tomaron las siete dosis, es decir, en torno al 96%, siendo la protección mínima probable del 90%. También se calculó que una adhesión absolutamente perfecta tendría una eficacia del 99%. El tomar dos dosis semanales (de forma constante) seguiría proporcionando una protección del 72%, aunque con unos intervalos de confianza amplios (56% al 96%), mientras que el 42% de protección apreciado en realidad en el iPrEx concuerda con la toma, en promedio, de una dosis semanal. No obstante, cabe señalar que este estudio presenta limitaciones importantes. Así, en el ensayo STRAND no se midieron los niveles de emtricitabina, por lo que en el estudio iPrEx no se pudo calcular qué protección adicional proporcionó este fármaco. Tampoco se pudo medir el nivel de fármaco en el momento real de la exposición (en el mejor de los casos, se determinó entre 15 y 90 días después de la infección). Además, el ‘número de dosis semanales’ es meramente un promedio y es probable que la mayoría de los participantes tuvieran unos patrones mucho más irregulares de toma de medicamento, alternando períodos de adhesión buena con otros en los que no lo tomarían y, posiblemente, vinculados con los períodos en los que se mantuvieron relaciones sexuales. A pesar de las posibles objeciones, estos resultados ofrecen una orientación sobre los niveles mínimos probables de tenofovir que es necesario mantener para conseguir protección frente al VIH. Fuente: Aidsmap / Elaboración propia. Referencias: Anderson P, et al. Intracellular tenofovir-DP concentrations associated with PrEP efficacy in MSM from iPrEx. 19thConference on Retroviruses and Opportunistic Infections, Seattle, abstract 31LB, 2012. Liu A, et al. Validating Hair as a Biological Marker of TFV Drug Exposure in HIV PrEP. 18th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, Boston, abstract 995, 2011. "La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm.

13/3/2012

Buenos resultados de seguridad y aceptabilidad de un gel rectal microbicida con tenofovir

gTt-VIH Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH La noticia del día 12-03-2012 CROI 2012: Buenos resultados de seguridad y aceptabilidad de un gel rectal microbicida con tenofovir Se prevé la realización de otro ensayo para comparar la aplicación tópica por vía rectal de este gel frente a la administración oral de Truvada® Miguel Vázquez - 12/03/2012 Un gel con una concentración del 1% de tenofovir (Viread®) se mostró seguro y tolerable al ser aplicado por vía rectal en el ensayo MTN-007, un estudio de fase I controlado con placebo que contó con la participación de 65 personas sexualmente activas. Los resultados fueron presentados en el transcurso de la XIX Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), celebrada la semana pasada en la ciudad de Seattle (EE UU). Ya se había probado la aplicación vaginal de este gel en dos ensayos controlados con placebo (CAPRISA 004 y VOICE), aunque los resultados observados fueron contradictorios entre sí. De este modo, los hallazgos del CAPRISA 004 evidenciaron una reducción del 39% en la adquisición del VIH entre las mujeres que utilizaron el microbicida, en comparación con las que usaron placebo (véase La Noticia del Día 21/07/2010). Sin embargo, recientemente se hizo público que el ensayo VOICE -de mayor tamaño que el CAPRISA- cerraba de forma prematura su brazo de gel vaginal al hacerse evidente que la aplicación diaria del candidato a microbicida no protegía a las mujeres frente a la adquisición del VIH (véase La Noticia del Día 23/12/2011). Un gran porcentaje de la población mantiene relaciones sexuales anales, compuesta por hombres que practican sexo con hombres y por una notable proporción de mujeres (hasta el 35% de las mujeres sexualmente activas han practicado sexo anal al menos una vez), por lo que resulta interesante contar con un microbicida rectal aceptable y seguro. El riesgo de contraer el VIH en el transcurso de una relación anal sin protección es al menos 20 veces mayor que durante una relación vaginal sin protección, debido, en gran parte, a que la mucosa rectal es 40 veces más delgada que la vaginal. Es obvio que este riesgo de infección puede aumentar si están presentes otras infecciones en el epitelio rectal. En un ensayo realizado con anterioridad (denominado RMP-02/MTN-006), se había probado ya la aplicación por vía rectal de un gel con un 1% de tenofovir, aunque formulado originalmente para su uso vaginal. En las conclusiones del estudio, se apreció una proporción superior a la esperada de problemas gastrointestinales entre las personas que emplearon el gel por vía rectal (véase La Noticia del Día 14/03/2011). Se consideró que la razón era que la presencia de glicerina en el gel provocaba daños en las células, por lo que para evitar la aparición de efectos secundarios de tipo gastrointestinal, se formuló una nueva versión del gel con menos glicerina, pese a que se mantuvo la concentración de tenofovir al 1%. Ésta es la formulación empleada en el presente ensayo. El estudio MTN-007 contó con 65 personas (45 hombres y 20 mujeres), con una media de edad de 36 años, en su mayoría (68%) de etnia blanca y que fueron inscritas en tres sedes de EE UU: Birmingham, Boston y Pittsburgh. Ninguno de los voluntarios tenía VIH y todos declararon que habían mantenido relaciones anales insertivas al menos en una ocasión en el año anterior. Todas las personas participantes accedieron a abstenerse de practicar sexo mientras duró el estudio (de 4 a 8 semanas) y fueron distribuidas de forma aleatoria para recibir el gel con tenofovir (16 participantes), el gel nonoxynol-9 (16 participantes), un gel placebo (17 participantes) o no recibir un gel (16 participantes). Las personas que utilizaron gel en el ensayo se sometieron a una serie de pruebas inmediatamente antes y después de la aplicación del mismo en el recto. Una semana más tarde, se aplicó el gel una vez al día durante una semana consecutiva y se repitieron las pruebas. La adhesión al gel asignado en cada caso fue como mínimo del 94% durante la breve duración del ensayo y se registraron efectos secundarios leves (grado 1) en el 46% de las personas participantes y de carácter moderado (grado 2) en el 28%. La tasa de acontecimientos adversos fue similar en el grupo de tenofovir y placebo que, a su vez, fue menor que en el grupo que recibió nonoxynol-9. Se contabilizaron dos efectos secundarios de grado 3, ambos en el brazo de control sin gel. Por último, se detectó un único acontecimiento adverso de grado 4 en el grupo que recibió el gel con placebo. La tasa de pérdida de células epiteliales rectales no se modificó durante el estudio, ni tampoco los niveles de calprotectina fecal (una importante proteína presente en las células inflamatorias que constituye una señal de la enfermedad intestinal inflamatoria). Los cambios en la expresión en la mucosa de las quimiocinas y citocinas, el fenotipo de las células-T y la microflora rectal se produjeron principalmente en el brazo de nonoxynol-9. En un ensayo anterior ya se había observado que la irritación vaginal y el sangrado constituían efectos secundarios habituales entre las personas que utilizaron este producto y se comprobó que este candidato a espermicida en realidad podía facilitar la adquisición del VIH (véase La Noticia del Día 08/02/2007). Al preguntar a los participantes sobre su disposición a utilizar un gel rectal microbicida en el futuro, se comprobó que las tasas de aceptación entre los participantes fueron similares en el caso de los geles con tenofovir (86,7%) y con placebo (93,3%), mientras que en el caso de nonoxynol-9, fueron mucho menores (62,5%). La Red de Ensayos sobre Microbicidas (MTN) tiene previsto realizar un estudio de continuación, MTN-017, en el que se volverá a emplear esta formulación del gel con tenofovir. Se tratará de un ensayo de fase II que contará con la participación de 186 hombres que practican sexo con hombres y mujeres transexuales procedentes de EE UU, Tailandia, Perú y Sudáfrica. En el ensayo se probarán tres regímenes profilácticos: el uso diario del gel rectal con tenofovir, su empleo en función de las relaciones sexuales (la aplicación del gel antes y después de las relaciones anales) y la administración oral diaria de Truvada®. Fuentes: NATAP / Elaboración propia. Referencias: McGowan I, Hoesley C, Andrew P, et al. MTN-007: a phase 1 randomized, double-blind, placebo-controlled rectal safety and acceptability study of tenofovir 1% gel. 19th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections. March 5-8, 2012. Seattle. Abstract 34LB. Microbicide Trials Network. Questions and answers. MTN-007: phase I tenofovir gel rectal safety study. "La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm.

2/3/2012

Poco más del 25% de los hombres gais australianos estarían dispuestos a utilizar la profilaxis preexposición

Poco más del 25% de los hombres gais australianos estarían dispuestos a utilizar la profilaxis preexposición El interés por esta intervención preventiva es mayor entre aquellos varones que tienen más probabilidades de beneficiarse de ella Miguel Vázquez - 02/03/2012 Según un sondeo hecho público recientemente –realizado como parte del proyecto PrEPARE, un estudio para recabar las actitudes sobre la profilaxis preexposición [PPrE] entre los hombres gais y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH) en Australia–, apenas algo más de la cuarta parte de los hombres homosexuales australianos se describieron a sí mismos como ‘dispuestos’ a utilizar dicha profilaxis contra el VIH, mientras que dos terceras partes mostraron una opinión neutral al respecto. Sólo el 3,4% manifestó su rechazo a este tipo de profilaxis. En el sondeo se realizaron nueve preguntas sobre la PPrE, dos relativas a las preocupaciones y siete concernientes a la actitud de la persona en cuanto a esta intervención. Los resultados de estas siete últimas preguntas se emplearon para determinar el grado de disposición a utilizar la profilaxis preexposición, que era el principal objetivo del estudio. También se recabó información referida al uso de preservativos, la facilidad para hablar sobre ellos con las parejas, acerca de la actitud respecto a los medicamentos y también sobre la percepción personal del riesgo de adquirir el VIH en el futuro. A los participantes se les definió la PPrE como la toma de fármacos antirretrovirales antes de la práctica sexual para intentar reducir la posibilidad de infección. Es importante señalar que no se dio a los participantes información específica relativa a los resultados de los distintos ensayos en que se probó esta intervención preventiva. La encuesta, realizada a través de internet, la completaron 1.283 hombres, pero el análisis se limitó a 1.161, dado que se excluyó del mismo a 122 personas que ya tenían VIH. El 52% (600) de los 1.161 hombres analizados tenía una pareja habitual, pero casi el 67% afirmó haber tenido dos o más parejas en los seis meses anteriores (y un 25% de los encuestados, más de 10 parejas sexuales). De los 600 varones con pareja frecuente, 47 tenían un compañero que vivía con VIH. La edad media de los participantes fue de 32 años y el 80% se sometió alguna vez a la prueba del VIH, el 60% de ellos, el último mes. El 28% de los encuestados mostró una actitud positiva respecto al uso de PPrE, el 68,5% adoptó una actitud neutral y el 3,4% declaró una disposición negativa en cuanto a esta intervención. El 56% indicó que utilizó preservativos de forma constante con sus parejas ocasionales, pero sólo un 29% lo hizo con sus parejas habituales. Este dato concuerda con los resultados de otros sondeos recientes realizados en Australia. También se comprobó que aunque el 75% de los hombres no tenían inconveniente en hablar sobre el uso de preservativos, únicamente el 10% se refirió a su empleo como una ‘experiencia positiva’, mientras que la mayor parte adoptó una actitud neutral o negativa al respecto. Se comprobó que las personas dispuestas a utilizar la PPrE eran significativamente más propensas a haber practicado sexo anal sin protección con parejas ocasionales en los seis meses anteriores, a haber tenido más de diez parejas durante ese tiempo, a haber tomado alguna vez profilaxis postexposición y a percibirse a sí mismos como en una situación de mayor riesgo de infección por VIH en el futuro. El análisis univariable de las respuestas reveló que el mostrar actitudes positivas sobre la PPrE se relacionó con una menor edad, el tener más de diez parejas, no ser monógamo, el mantener relaciones sexuales sin protección con parejas ocasionales, la percepción de riesgo de adquirir el VIH y también con que los participantes hubieran tomado alguna vez profilaxis postexposición. En el análisis multivariable, se comprobó que los hombres que deseaban tomar PPrE fueron 4,7 veces más propensos a considerarse a sí mismos como en riesgo de contraer el VIH y 2,8 veces más proclives a practicar sexo sin protección que las personas que no mantenían relaciones sexuales ocasionales en absoluto. El equipo de investigadores también decidió comprobar si las personas que valoraban el uso de la PPrE serían menos propensas a utilizar preservativos. La inmensa mayoría (92%) afirmó que quizá mantendría su actual nivel de uso de condones, pero el elevado grado de relaciones sin protección (40% en los últimos seis meses con parejas ocasionales y 50% con parejas habituales) indica que dicha profilaxis sería útil para este grupo de población. El 8% de participantes que señalaron que probablemente reducirían su grado de empleo del preservativo fueron casi 3 veces más proclives a haber practicado relaciones sexuales ocasionales sin protección y 4,7 veces más propensos a considerarse a sí mismos como en situación de riesgo de adquirir el VIH en el futuro. Los autores comentan que esto indica que el interés por el uso de la PPrE es mayor entre los hombres que más probabilidades tienen de beneficiarse de ella, pero que existe el riesgo de que la profilaxis no se tome de forma constante. Fuente: Aidsmap. Referencia: Holt M, et al. Willingness to use HIV pre-exposure prophylaxis and the likelihood of decreased condom use are both associated with unprotected anal intercourse and the perceived likelihood of becoming HIV positive among Australian gay and bisexual men. Sexually Transmitted Infections doi:10.1136/sextrans-2011-050312. Early online edition, January 2012. "La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm.

7/2/2012

Se anuncia el inicio de la fase II de un nuevo comprimido que combina un régimen antirretroviral completo

La coformulación incluye GS-7340, un profármaco de tenofovir con un mayor potencial de eficacia y seguridad.Juanse Hernández - 07/02/2012
Hace unas décadas, la simplificación del tratamiento antirretroviral (junto con la búsqueda de un mejor perfil de eficacia, seguridad y tolerabilidad) era el Santo Grial tanto para la industria farmacéutica como para médicos y pacientes. En la actualidad, y a la vista de la cartera de nuevos productos en investigación o a punto de ser comercializados, la simplificación es ya un concepto clave en el desarrollo de la terapia anti-VIH.

Entre las diferentes estrategias, las que representan claramente el concepto de la simplificación, en su sentido más estricto, son aquéllas que consiguen combinar en un único comprimido de una sola toma diaria un régimen antirretroviral completo.

Atripla® fue el primer fármaco en combinar en un solo comprimido de una única toma al día un régimen antirretroviral completo (tenofovir, emtricitabina y efavirenz). Tras recibir la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas en inglés) a finales de noviembre de 2011, se espera que a lo largo de 2012 pueda estar disponible en las farmacias hospitalarias Eviplera®, otra combinación completa de antirretrovirales a dosis fijas (tenofovir, emtricitabina y rilpivirina). Y, por último, pendiente todavía de aprobación por parte de las autoridades reguladoras de ambos lados del Atlántico, se encuentra Quad, el primer comprimido que combina cuatro fármacos en un único comprimido de una sola toma diaria (tenofovir, emtricitabina, elvitegravir y cobicistat).

Pese a que este tipo de comprimidos permite (o permitirá) mejorar la adhesión de muchos pacientes con VIH a sus tratamientos a través de pautas más fáciles de tomar y con menos restricciones, no deberían utilizarse como excusas la simplificación y la conveniencia para aumentar los precios de las combinaciones de antirretrovirales a dosis fijas, sobre todo en un contexto de crisis generalizada y de asfixia de los sistemas sanitarios públicos.

Con todo, que haya en perspectiva nuevas opciones terapéuticas es siempre una buena noticia. Éste es el caso de un nuevo fármaco que acaba de entrar en la fase II de su desarrollo. Se trata del cuarto medicamento que combina en un solo comprimido, de una única toma diaria, un régimen antirretroviral completo. Al igual que Quad, el nuevo compuesto combina cuatro fármacos de los que tres son los mismos (elvitegravir, cobicistat y emtricitabina) y el cuarto es GS-7340, un profármaco de tenofovir.

Los profármacos son moléculas inactivas que se transforman en medicamentos activos en el interior del cuerpo por la acción de ciertas funciones metabólicas. El mecanismo de acción de GS-7340 es el mismo que tenofovir [Viread®], pero con la diferencia que requiere una dosis mucho menor (10mg) que la de tenofovir (300mg) para obtener una mayor eficacia.

Tenofovir es un potente fármaco antirretroviral, pero tiene el inconveniente de que, en su forma básica, no se absorbe bien en el flujo sanguíneo y se elimina del mismo con rapidez. Para superar este inconveniente, Gilead Sciences desarrolló Viread®, una versión en profármaco de tenofovir.

Viread® permite que tenofovir se elimine de una manera más lenta, ya que el organismo requiere un tiempo para transformar el profármaco en el fármaco. De este modo, se pueden alcanzar y mantener unos niveles adecuados en sangre del medicamento activo. Desgraciadamente, al potenciar la cantidad de fármaco en sangre también aumenta la cantidad que llega a los riñones, lo que puede conducir a la aparición de uno de los efectos secundarios más preocupantes: la toxicidad renal, y en concreto, el daño de los túbulos renales que ayudan a filtrar la sangre.

Para intentar resolver este problema, al tiempo que aumentar la potencia del fármaco, Gilead probó a eliminar las moléculas adicionales presentes en Viread® y a sustituirlas por otras -creando así un nuevo profármaco-. El experimento logró un aumento notable del nivel de tenofovir dentro de las células diana del VIH (como los CD4), pero no en la sangre o en órganos como los riñones. Esto fue posible estableciendo una nueva cadena de reacciones químicas que no produce tenofovir como reactivo final hasta que haya actuado la catepsina A2 (una enzima producida principalmente por un tipo de glóbulo blanco denominado linfocito). El resultado final de esta investigación fue el producto denominado ‘GS 7340’.

En el estudio de fase II anunciado por Gilead, se comparará la combinación de dosis fija que contiene GS-7340 con Quad, hoy día en proceso de revisión por la EMA y la Agencia de la Alimentación y el Medicamento de EE UU (FDA, en sus siglas en inglés). Se trata de un ensayo de distribución aleatoria con control, de 48 semanas de duración, que contará con la participación de un total de 150 personas, que recibirán uno de los dos regímenes mencionados. Cerca de dos terceras partes de las personas participantes en el estudio tomarán GS-7340, mientras que el tercio restante recibirán Quad.

Entre los criterios de inclusión figura que todos los voluntarios tengan una cepa del VIH que sea completamente sensible a Viread® y Emtriva®. No se permitirá el uso anterior de un tratamiento antirretroviral y se requerirá que la función renal sea adecuada en el momento de la inscripción.

El criterio principal de valoración será la proporción de participantes con carga viral indetectable (<50 copias/mL) a las 24 semanas de tratamiento. Entre los criterios de valoración secundarios se incluyen la tasa de pacientes con carga viral indetectable a la semana 48 y los cambios observados tanto en la carga viral como en el recuento de CD4 desde el nivel basal hasta las semanas 24 y 48. Tras la semana 48, los participantes continuarán tomando el fármaco asignado hasta que se produzca el desenmascaramientos del ensayo. En ese momento, se les ofrecerá a todos los participantes la opción de participar en una extensión abierta del estudio en la que recibirían el comprimido basado en GS-7340.

Gilead también planea iniciar un segundo ensayo de fase II en este mismo año que evaluará GS-7340 como parte de un nuevo comprimido de una sola toma diaria, que incluirá también cobicistat, emtricitabina y el inhibidor de la proteasa darunavir (Prezista®). A mediados de noviembre de 2011, Gilead anunció un acuerdo con Tibotec/Janssen, el laboratorio farmacéutico que comercializa darunavir, para desarrollar este comprimido.

Fuente: Elaboración propia / Aidsmeds.

Referencia: Comunicado de Gilead Sciences (24/02/2012): Gilead Initiates Phase 2 Clinical Trial Evaluating GS-7340, A Low-Dose Novel Prodrug of Tenofovir for the Treatment of HIV.
"La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm.

10/1/2012

Se solicita a la FDA la ampliación de la indicación de Truvada para la profilaxis preexposición

La noticia del día

10-01-2012
Se solicita a la FDA la ampliación de la indicación de Truvada para la profilaxis preexposición

De conseguirlo, sería el primer antirretroviral autorizado oficialmente para reducir el riesgo de infección por VIH por vía sexual en adultos

Miguel Vázquez - 10/01/2012

A mediados del pasado mes de diciembre de 2011, la compañía farmacéutica Gilead Sciences, Inc. hizo público un comunicado de prensa en el que anunciaba que había presentado una solicitud adicional de nuevo fármaco (sNDA, en sus siglas en inglés) ante la Agencia de la Alimentación y el Medicamento de EE UU (FDA) para intentar conseguir la aprobación del uso de una toma diaria de Truvada® como profilaxis preexposición (PPrE) para reducir el riesgo de infección por VIH-1 en adultos no infectados por el virus. El fármaco (que combina en un único comprimido los antirretrovirales tenofovir [Viread®] y emtricitabina [Emtriva®]) está aprobado desde 2004 por la FDA para su uso terapéutico frente al VIH-1.

De tener éxito la solicitud, Truvada® se convertiría en el primer fármaco autorizado para que las personas sin VIH puedan reducir el riesgo de adquirir el virus a través de las relaciones sexuales. Esta petición se fundamenta en los resultados de dos grandes ensayos controlados con placebo en los que se probó el uso de Truvada® como PPrE. Según representantes de la empresa farmacéutica, los datos provenientes de dichos estudios clínicos a gran escala sugieren que la profilaxis con este fármaco puede resultar útil para reducir los nuevos casos de infección por VIH.

El primer ensayo en el que se ha basado la solicitud fue un estudio de fase III, de distribución aleatoria, a doble ciego y controlado con placebo, conocido como iPrEx (siglas en inglés de Iniciativa por la Profilaxis Pre Exposición), en el que participaron 2.499 hombres adultos en situación de alto riesgo de adquirir el VIH en EE UU y diversos países de África, Asia y Sudamérica. Los resultados evidenciaron que el uso de Truvada® una vez al día como PPrE redujo el riesgo de adquirir el VIH en un 44% en toda la población del estudio (véase La Noticia del Día 29/11/2010). Esta eficacia se elevó hasta el 73% en el caso de los hombres que afirmaron tomar el fármaco de forma constante (al menos en el 90% de las ocasiones). Por último, se comprobó que la protección fue máxima (superior al 90%) en el caso de los participantes que tomaron Truvada® con la suficiente frecuencia como para presentar niveles detectables del fármaco en el organismo.

El otro gran estudio cuyos resultados aporta la compañía para respaldar su solicitud ante la FDA es el estudio Partners PrEP, un ensayo de fase III, de distribución aleatoria a doble ciego y controlado con placebo que contó con la participación de 4.758 parejas heterosexuales serodiscordantes (en donde un miembro tiene VIH y el otro no) en Kenia y Uganda. En él, se comprobó que la administración de una dosis oral diaria del fármaco entre los participantes sin VIH redujo el riesgo de infección del virus en un 73%, en comparación con el placebo (véase La Noticia del Día 19/07/2011).

Además, existen otros hallazgos clínicos que también ofrecen datos adicionales que respaldan el uso de este fármaco como método para reducir el riesgo de infección, como los procedentes de dos estudios patrocinados por los Centros para el Control de Enfermedades de EE UU (CDC): El TDF2 y el CDC 4323.

El TDF2 consistió en un ensayo de fase III de distribución aleatoria, a doble ciego y controlado con placebo realizado en Botsuana entre 1.200 hombres y mujeres heterosexuales, que tomaron una dosis diaria de Truvada® como profilaxis preexposición. El grupo que tomó el fármaco presentó un riesgo de infección por VIH un 63% más bajo, en comparación con el placebo (véase La Noticia del Día 19/07/2011).

Por su parte, el ensayo CDC 4323 fue un estudio de fase II de distribución aleatoria a doble ciego, controlado con placebo, en el que se probó la seguridad, adhesión y aceptabilidad de la PPrE en un grupo de hombres que practican sexo con hombres (HSH).

No obstante, también hay que señalar que en algunos ensayos se obtuvieron unos resultados menos alentadores respecto al uso de Truvada® como profilaxis preexposición. Así, un estudio denominado FEM-PrEP tuvo que interrumpirse prematuramente en abril de 2011 debido a que no se preveía que fuera capaz de demostrar la eficacia del fármaco en mujeres sin VIH en el África subsahariana. Actualmente se está realizando un análisis detallado de los datos para dilucidar las causas subyacentes en este fracaso del fármaco como PPrE.

Tras los resultados del ensayo iPrEx, los CDC habían publicado unas directrices provisionales para regular el uso de Truvada® como PPrE entre la población de HSH en situación de alto riesgo. Tanto los CDC como los responsables del estudio iPrEx han puesto de relieve la necesidad de realizar un examen diagnóstico exhaustivo antes de iniciar la PPrE para garantizar que quienes reciben esta profilaxis no tienen ya el virus. Asimismo, recomendaron la realización de un seguimiento estrecho de los síntomas similares a la gripe entre los pacientes que toman PPrE (ya que podría constituir un indicio de una infección aguda por VIH), así como la interrupción del tratamiento en caso que se confirme la infección por el virus.

El documento de los CDC también pone énfasis en que la eficacia de la PPrE depende en gran medida de la adhesión al tratamiento, señala la importancia de confirmar que los pacientes que toman Truvada® como PPrE sean aquellos que corran un riesgo importante de infección por VIH y refleja la importancia de realizar pruebas del VIH de forma periódica y la necesidad de proporcionar counselling sobre la importancia de tomar el régimen tal y como ha sido pautado (adhesión) y sobre la necesidad de utilizar otros métodos preventivos de la infección.

Actualmente, los CDC están desarrollando unas directrices formales para el uso de PPrE. Entre los temas que abordarán están los procedimientos para realizar los análisis iniciales para detectar el VIH, así como el seguimiento de los efectos secundarios, toxicidades clínicas, casos de infección y posible aparición de resistencias entre las personas que adquieren el virus a pesar de la profilaxis.

A pesar de la buena noticia que supone el posible aumento de las herramientas preventivas, necesarias para frenar el progreso de la epidemia, la profilaxis preexposición plantea también una serie de problemas de índole económico y ético. Así, el hecho de que haya tantas personas que aún no reciben fármacos antirretrovirales por falta de recursos hace que algunos activistas teman que la PPrE acabe convirtiéndose en una opción para una minoría en los países más desarrollados. Además, cabe la posibilidad de que puedan surgir virus resistentes a los fármacos utilizados en la PPrE (lo que puede complicar las posteriores opciones terapéuticas de los pacientes) y algunos expertos señalan que el hecho de recibir la profilaxis podría hacer que las personas que la tomen modifiquen sus conductas y adopten unos comportamientos de mayor riesgo, o abandonen otras formas de protección probadas como los preservativos.

Fuente: Comunicado de prensa de Gilead/Elaboración propia
Referencia: Comunicado de prensa de Gilead Sciences (15/12/12): Gilead Sciences Submits Supplemental New Drug Application to U.S. Food and Drug Administration for Truvada® for Reducing the Risk of Acquiring HIV.

"La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm.

30/12/2011

El inicio más temprano del tratamiento aumenta la esperanza de vida de las personas con VIH

gTt-VIH Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH
La noticia del día

30-12-2011
El inicio más temprano del tratamiento aumenta la esperanza de vida de las personas con VIH

Un modelo matemático muestra un excelente pronóstico en hombres gay y bisexuales del Reino Unido

Mònica Puig - 30/12/2011

Una nueva investigación realizada en Reino Unido proporciona más indicios acerca del espectacular impacto de la terapia antirretroviral sobre el pronóstico de las personas con VIH. Un modelo de simulación matemática, cuyos resultados han sido publicados en la edición electrónica de AIDS, mostró que un hombre gay de 30 años de edad y con un diagnóstico precoz de infección por VIH podría vivir hasta los 78 años. En el caso de un hombre gay con idénticas características de edad y de diagnóstico, pero que fuese fumador, la esperanza de vida se reduciría a los 75 años, es decir siete años de vida menos que un varón británico no infectado con una esperanzada de vida estimada de 82 años.

A pesar de que también mostró que un diagnóstico tardío del VIH disminuye la esperanza de vida, el modelo puso de manifiesto los claros beneficios de la terapia antiretroviral en estas circunstancias. Por ejemplo, un hombre gay cuyo VIH se hubiera detectado con un recuento de CD4 de tan solo 140 células/mm3 podría todavía tener una esperanza de vida de 71,5 años.

?La esperanza de vida de las personas con VIH es larga en entornos con acceso a múltiples fármacos antiretrovirales,? comentan los investigadores. Y añaden: ?Los retrasos en el diagnóstico suponen el mayor riesgo del aumento de la mortalidad en los pacientes seropositivos?.

Es bien sabido y comprobado que la terapia antirretroviral moderna aumenta significativamente la esperanza de vida de las personas con VIH. Sin embargo, los autores del presente estudio consideraron que las investigaciones anteriores que han intentado cuantificar el pronóstico podrían haber subestimado los beneficios de la terapia ya que no tuvieron en cuenta las mejoras producidas en los últimos años en el cuidado y el tratamiento del VIH.

Por tal motivo, los investigadores desarrollaron su propio modelo de predicción que se basó en un grupo teórico de 10.000 hombres gay cuyo VIH se habría diagnosticado en 2010. Seleccionaron esta población de pacientes porque en ellos se dan otros factores, además del VIH, que repercuten en el pronóstico de los otros grupos principales de personas con VIH del Reino Unido.

Se incorporaron al modelo las tasas de la prueba de detección del VIH actualmente observadas en hombres gay de Gran Bretaña que muestran que el VIH es generalmente detectado en un estadio temprano, con una mediana de recuento de células T CD4 en el momento del diagnóstico de 410 células/mm3.

Se asumió que los pacientes eran totalmente sensibles a los fármacos para el VIH; que tenían una probabilidad de un 40% de ser fumadores de por vida; que no estaban coinfectados por hepatitis virales; y que no se habían perdido ninguna visita del seguimiento. El tratamiento para el VIH se había iniciado cuando el recuento de CD4 había descendido hasta las 350 células/mm3; y los pacientes tenían una adhesión óptima al régimen pautado.

Cada vez hay más indicios de que las personas con VIH tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades no relacionadas con el VIH, como por ejemplo enfermedades cardiovasculares, hepáticas, renales y tipos de cáncer no relacionados con sida. Por lo tanto, los investigadores asumieron que sus pacientes teóricos tenían un 50% más de probabilidades de morir a causa de esas enfermedades que la población general.

Se consideró el mismo escenario para pacientes cuya infección por VIH había sido diagnosticada tarde, con un recuento mediano de CD4 de 140 células/mm3.

En condiciones ideales y en un escenario de diagnóstico del VIH precoz, la esperanza de vida de los pacientes fue de 75 años (rango: 63 - 83 años). Ésta aumentaba hasta 78 años si el paciente no fumaba (rango: 66 - 83 años).

En este escenario, el modelo predijo que el 56,8%, el 78,1% y el 96,9% de los hombres serían diagnosticados de VIH a los tres, cinco y diez años tras producirse la infección, respectivamente. La duración mediana de tiempo desde el momento de la infección hasta el diagnóstico fue de 2,8 años. El recuento mediano CD4 en el momento del diagnóstico fue de 432 células/mm3.

El modelo pronosticó que un paciente iniciaría la terapia antirretroviral un promedio de 5,9 años tras la infección prolongando su toma durante un período de 39,1 años, con una probabilidad de un 85% de que se produzca en ese tiempo, como mínimo, una interrupción del tratamiento. Tal individuo permanecería un promedio de 18,8 años en una terapia de primera línea; 7,2 años en un régimen de segunda línea (requerido por un 60% de los pacientes; y 6 años en regímenes de tercera línea y posteriores (requerido por un 32% de los pacientes). Un persona que no requiriese una interrupción de un régimen antirretroviral obtendría 1,5 años adicionales de esperanza de vida.

El riesgo acumulativo de muerte para un paciente con tales características a los 5 cinco años tras la infección fue de un 2,3%. Dicha tasa se elevó hasta un 5,2% a los 10 años después de la infección por VIH.

Un hombre gay diagnosticado de VIH de forma precoz tendría un 41% de probabilidades, según este modelo, de desarrollar, como mínimo, una enfermedad relacionada con sida a lo largo de su vida, pero sólo un 14% de las muertes estarían relacionadas con el sida.

En el caso de los pacientes con retraso de diagnóstico (con un recuento mediano de CD4 de 140 células/mm3 y, por lo general, tras desarrollar síntomas), el modelo predijo una esperanza de vida de 71,5 años (rango: 52 - 82 años). En este escenario, solamente un 21,7% de los pacientes sería diagnosticado de VIH a los tres años, incrementándose el valor hasta un 37,4% tras cinco años y hasta un 73,6% tras diez años.

?Esta baja tasa de diagnóstico resultó en un mayor riesgo de muerte a los los diez años posteriores a la infección?, señalan los investigadores. El riesgo de muerte a los diez años para hombres gay con un diagnóstico tardío fue de un 12,6% en comparación con solamente un 5,2% observado en el escenario de diagnóstico precoz.

En 2009, la esperanza de vida prevista para un hombre sin VIH de la población general de Reino Unido fue de 82 años. Por consiguiente, el pronóstico, según el presente modelo, para los pacientes gay con VIH fue de cuatro (en el escenario de diagnóstico precoz) y once años (en el de diagnóstico precoz) menos de vida que un varón de la población general. Según los investigadores ?esta tasa de mortalidad es similar a la de otras enfermedades crónicas como la diabetes.?

?Los diagnósticos tardíos pueden y deben ser prevenidos mejorando el acceso a la prueba de detección el VIH?, comentan los investigadores. Y es que éstos no solamente impactan en el pronóstico y la esperanza de vida de los pacientes sino también desempeñan un papel determinante en la transmisión del VIH.

Los autores del presente estudio señalan que la esperanza de vida prevista por su simulador es mayor que la sugerida por otros estudios (véase Actualización en Tratamientos 10/09/2009) porque, en el suyo, se han tenido en cuenta las mejoras recientes que se han producido en el ámbito del tratamiento y el cuidado del VIH, especialmente la introducción de fármacos potentes, relativamente seguros y de toma fácil.

En sus conclusiones, los investigadores señalan: ?A pesar de los recientes avances en la detección, el tratamiento y el cuidado de las personas con VIH, todavía sigue existiendo un margen de mejora hasta poder igualar la esperanza de vida de las personas seropositivas con la de la población no infectada?.

Fuente: Elaboración propia / Aidsmap
Referencia: Nakagawa F, Lodwick RK, Smith CJ et al. Projected life expectancy of people with HIV according to timing of diagnosis. AIDS 25, online edition, doi: 10.1097/QAD.0bo13e32834dcec9, 2011.

"La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm.

23/12/2011

El tratamiento como prevención del VIH, descubrimiento científico del año

Por fin podemos ver en un medio español una noticia sobre unos resultados que ya se conocían hace meses pero que ni los medios ni las ong de prevención del sida se habían preocupado en difundir. Ha tenido que ser la revista Sciencie que publica hoy estos resultados como uno de los 10 descubrimientos del año, para que el diario El País se hiciese eco de la misma. Vamos con retraso señores, parece que no les interesa a muchos despejar dudas acerca de este tema y prefieren continuar con la misma cantinela de siempre: la del uso del condón. Mientras tanto los que hemos estado en tratamiento desde hace años con carga viral indetectable continuamos siendo objeto de la discriminación y el ataque de los fanáticos del sexo seguro, haciendo que nuestra calidad de vida mental disminuya notablemente. Lo peor es que muchos de estos intolerantes pro-condón pertenecen al colectivo gay. Ha cambiado el gobierno en España. Veremos que pasa. Solo espero que se dejen de repartir subvenciones a todos aquellos que sin ser profesionales de la salud, se han dedicado a hacer de la información objetiva un mero sermoneo sin contenido, por ejemplo los autollamados informadores del sexo seguro dentro del colectivo gay.

14/9/2011

Retos y controversias del uso de fármacos antirretrovirales como prevención

gTt-VIH Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH
La noticia del día

14-09-2011
IAS 2011: Retos y controversias del uso de fármacos antirretrovirales como prevención

A pesar del enorme potencial que ofrecen para poner fin a la epidemia, se necesita una gran aportación de recursos que solo la voluntad política puede garantizar

Miguel Vázquez - 14/09/2011

Los resultados positivos de estudios que demostraron que cuando la persona con VIH implicada en una relación serodiscordante toma una terapia antirretroviral (TARV) se reduce drásticamente la transmisión del virus al otro miembro de la pareja (véanse La Noticia del Día 29/11/2010 y 22/03/2011) y que el empleo de determinados fármacos antirretrovirales puede utilizarse como método de prevención, una estrategia denominada profilaxis preexposición [PPrE] (véase La Noticia del Día del 29/11/2010), levantaron un gran interés en torno a este tema en el transcurso de la VI Conferencia sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH de la Sociedad Internacional del Sida (IAS 2011), celebrada el pasado mes de julio en Roma (Italia).

Ahora que se dispone de pruebas que avalan la capacidad de prevención del uso de fármacos antirretrovirales (tanto al disminuir la capacidad de infección de las personas con VIH como la posibilidad de adquirirlo, gracias a la PPrE, en el caso de las personas seronegativas), nos encontramos ante la necesidad de definir qué obstáculos deben abordarse y qué recursos podrían precisarse para poder materializar este potencial preventivo.

Durante una de las sesiones, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE UU (NIAID, en sus siglas en inglés), Anthony Fauci, indicó que, hoy en día, se posee una sólida base científica que permitiría afirmar que, incluso en ausencia de una vacuna, existe la posibilidad de poner fin a la epidemia.

Sin embargo, estas estrategias no están exentas de problemas, y en la conferencia se señalaron los formidables retos que aún habría que superar para que el tratamiento antirretroviral pudiera cumplir este objetivo.

Aún restan cuestiones por responder, como por ejemplo, si los fármacos antirretrovirales realmente suponen un medio duradero y fiable de suprimir la carga viral a lo largo de los años o si el hecho de aumentar la proporción de personas que reciben tratamiento podría traducirse en un incremento de los niveles de resistencia. No obstante, la principal cuestión práctica es si el tratamiento de las personas con VIH como estrategia de prevención funcionaría en entornos donde existe una elevada cantidad de transmisiones durante la fase de infección aguda (en los primeros meses tras adquirir el virus, en los que la persona puede ignorar que tiene VIH).

Por otro lado, también se apuntó que entre los obstáculos que implicaría esta estrategia conocida como ‘tratamiento como prevención’ estarían el estigma y la falta de recursos económicos y de personal.

La implementación de este enfoque no solo resultaría costosa en términos del precio de los fármacos, sino que exigiría disponer de más recursos humanos, con una mayor formación. El tener que realizar pruebas y seguimiento a un mayor número de personas también se traduciría en un mayor coste económico y una mayor necesidad de equipo y personal preparado.

La otra gran barrera la constituiría el estigma que supone para las personas el hecho de someterse a la prueba. Esto puede ser especialmente cierto en el caso de las poblaciones en situación de vulnerabilidad en lugares donde el consumo de drogas inyectables, las relaciones homosexuales o el trabajo sexual están perseguidos y estigmatizados. Este enfoque de tratamiento de las personas con VIH como estrategia de prevención comunitaria haría necesario que se mantuviera una relación mucho más estrecha con el personal médico y de enfermería, que podría tener sus propios prejuicios o miedos al respecto.

Por este motivo, durante la conferencia se hizo una llamada a la acción para la implementación de las nuevas estrategias contra la epidemia, pero se subrayó la necesidad de establecer “combinaciones inteligentes” de intervenciones preventivas adaptadas especialmente a las distintas personas y poblaciones.

En cuanto a la PPrE, a pesar de la gran eficacia preventiva demostrada (sobre todo en los casos en que se mantuvo un elevado grado de adhesión), no puede ignorarse el enorme reto que supone proporcionar fármacos antirretrovirales como profilaxis, en especial teniendo en cuenta el nivel de cobertura de otros métodos preventivos de eficacia demostrada. Así, en la actualidad, apenas el 8 o el 9% de las personas que lo requieren disponen de acceso a preservativos o a jeringuillas limpias, solo el 11% de los hombres gais tienen acceso a programas orientados a cambiar las conductas de riesgo y únicamente un tercio de las madres con VIH pueden acceder a antirretrovirales para prevenir la transmisión del virus a su bebé.

La doctora Helen Rees, de la Universidad de Sudáfrica, afirmó que los nuevos datos que avalan el valor preventivo del tratamiento de las personas con VIH y de la profilaxis preexposición habían llegado justo en el momento en que se estaba redactando el nuevo Plan Nacional del VIH. Declaró, asimismo, que las nuevas elecciones de prevención ofrecidas pueden parecer apabullantes y obligan a tomar decisiones importantes: “¿Ponemos más personas en tratamiento, circuncidamos a todos los hombres o compramos millones de preservativos?”, se preguntó. Como paso inicial, la doctora ha indicado que el país ha aumentado el umbral de recuento de CD4 para iniciar el tratamiento, fijándolo en 350 células/mm3, en consonancia con las directrices de la Organización Mundial de la Salud. También se decidió que, con apenas un 45% de personas que necesitan tratamiento recibiéndolo, el acceso al mismo permanecería como la principal prioridad para Sudáfrica.

Con todo, añadió que los datos procedentes de las parejas serodiscordantes no proporcionaban, necesariamente, el tipo de datos que se precisan sobre la probable eficacia del tratamiento como prevención, ni de la PPrE. Así, afirmó que Sudáfrica es un país con un bajo nivel de matrimonios y que es difícil identificar las parejas serodiscordantes, ya que los hombres no se acercan a las clínicas. Se decidió que las mujeres sin VIH que deseasen quedarse embarazadas y que estaban, o pudieran estar, practicando sexo con hombres infectados por el virus constituyeran la primera población que, por lógica que podría requerir la PPrE. Sin embargo, la aplicación de esta profilaxis implica un reto mucho mayor que la simple ampliación del tratamiento anti-VIH a los pacientes que lo necesitan, ya que comporta el establecimiento de un nuevo tipo de servicio que todavía no existe en el país.

El doctor Myron Cohen, investigador principal del estudio HPTN 052 (que demostró la eficacia preventiva del tratamiento dentro de parejas serodiscordantes), indicó que el mundo no pagaba por los antirretrovirales ahora, lo haría más tarde, en términos de un número indefinidamente creciente de personas que precisarían tratamiento contra el VIH. Declaro, por otra parte, que los hallazgos de su estudio no implicaban una ampliación enorme del tratamiento a grupos que previamente no lo iban a necesitar (atendiendo a las directrices de tratamiento locales). Así, a pesar de que para los propósitos de su ensayo se ofreció los antirretrovirales a personas con unos recuentos de CD4 relativamente elevados, no hay ningún motivo que impida que la reducción de la capacidad de infección resulte también evidente en el caso de las personas con niveles inferiores a 350 células/mm3.

En relación con los recursos disponibles para aplicar estas estrategias, en la conferencia se afirmó que los datos científicos no cambian el mundo, sino que son los programas y las políticas respaldadas por la sociedad civil, los donantes, los realizadores y los gobiernos los que lo hacen.

Fuente: Aidsmap / Elaboración propia.
Referencia: Compiled from presentations and discussions at the following sessions at the Sixth International AIDS Society Conference on HIV Pathogenesis, Treatment and Prevention, Rome, 2011.

"La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm.

4/8/2011

Un año de terapia antirretroviral tras la seroconversión al VIH podría proporcionar beneficios a largo plazo

Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH
La noticia del día
04-08-2011

IAS 2011: Un año de terapia antirretroviral tras la seroconversión al VIH podría proporcionar beneficios a largo plazo
La estrategia permitiría preservar la función inmunitaria y retrasar el inicio definitivo del tratamiento

Francesc Martínez - 04/08/2011


Iniciar un ciclo corto de un año de terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) dentro de los primeros 6 meses posteriores a la seroconversión podría retardar significativamente la caída en los niveles de CD4, que lleva al inicio del tratamiento a largo plazo. Ésta fue una de las conclusiones del estudio SPARTAC, cuyos resultados fueron presentados recientemente en la VI Conferencia sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH de la Sociedad Internacional del Sida (IAS, en sus siglas en inglés), celebrada recientemente en Roma (Italia).

En los fundamentos del estudio subyace un hecho demostrado: el deterioro del sistema inmunitario derivado de la infección por VIH comienza en una fase temprana y, aunque posteriormente se inicie el tratamiento antirretroviral de gran actividad (TARGA), los daños producidos no revierten por completo.

El estudio contó con la participación de 366 personas con diagnóstico de infección primaria por VIH atendidas en 35 centros médicos de 9 países: Australia, Brasil, Irlanda, Italia, España, Sudáfrica, Uganda y Reino Unido.

Los voluntarios fueron distribuidos aleatoriamente a iniciar inmediatamente un ciclo de 12 semanas de terapia antirretroviral, de 48 semanas o no tomar tratamiento de forma inmediata siguiendo el procedimiento estándar –es decir, esperar a que los niveles de CD4 cayesen por debajo de 350 células/mm3 antes de iniciar la TARGA-. El seguimiento de los participantes tuvo una duración media de 4,2 años.

Durante dicho período, solo la mitad del grupo con 48 semanas de tratamiento alcanzó niveles de CD4 inferiores a 350 células/mm3, mientras que tanto en el grupo de 12 semanas de tratamiento como en el grupo sin tratamiento el porcentaje fue del 61%.

Así, se observó que el ciclo de tratamiento de 48 semanas era capaz de retrasar el inicio de la TARGA una mediana de 65 semanas respecto a aquellos que siguieron el procedimiento estándar (cociente de riesgo [CR]: 0,63: intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 0,45-0,90; p= 0,01). Ello significa que 48 semanas de tratamiento precoz –dado que retrasarían el inicio 65 semanas- supondrían una ganancia de 17 semanas sin tratamiento respecto a aquellos que siguieran el procedimiento estándar actual de inicio de tratamiento. De hecho, se observó cierta tendencia a un mayor retraso en el descenso de CD4 cuanto más cerca estuviera el inicio del ciclo de 48 semanas del supuesto momento de la seroconversión.

El tratamiento de 48 semanas también confirió un recuento de CD4 promedio superior en 138 células/mm3, en comparación quienes siguieron el inicio estándar, y una reducción de la carga viral de 0,44log tras los 4,2 años de seguimiento.

Por último, los investigadores destacaron que, al contrario de lo observado en el estudio SMART (véase Actualización en Tratamientos 07/06/2010), en el presente ensayo no se observaron alteraciones en los niveles de la interleuquina-6 (IL-6) ni de dímero D –marcadores de inflamación que incrementan el riesgo cardiovascular- en el momento de interrumpir el tratamiento antirretroviral. Tampoco se detectaron la presencia de virus resistentes ni problemas en la recuperación de los niveles de CD4 en el momento en el que las personas que habían recibido el ciclo de tratamiento de 48 semanas iniciaron la TARGA de forma indefinida.

Fuentes: Medscape / NATAP.
Referencia: Fidler S, SPARTAC Trial Investigators. The effect of short-course antiretroviral therapy in primary HIV infection: final results from an international randomised controlled trial; SPARTAC. 6th IAS Conference on HIV Pathogenesis, Treatment and Prevention. July 17-20, 2011. Rome. Abstract WELBX06.




"La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm.

30/7/2011

Más datos procedentes del estudio iPrEx sobre profilaxis preexposición

Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH
La noticia del día
29-07-2011

IAS 2011: Más datos procedentes del estudio iPrEx sobre profilaxis preexposición
El estudio iPreX OLE analizará la eficacia a largo plazo y el comportamiento de las personas sin VIH que toman de forma prolongada tratamiento antirretroviral para evitar la infección

Miguel Vázquez - 29/07/2011

En la VI Conferencia sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH, celebrada recientemente en Roma (Italia), se presentaron los últimos datos procedentes del ensayo iPrEx, en el que se probó el uso de una combinación de tenofovir y emtricitabina (TDF/FTC, Truvada®) como régimen de profilaxis preexposición (PPrE).

Este estudio constituyó la primera prueba de la eficacia de esta estrategia preventiva (véanse La Noticia del Día 29/11/2010 y 22/03/2011) en la población de hombres que practican sexo con otros hombres (HSH) y mujeres transexuales. Por su parte, los estudios Partners PrEP y TDF2 han aumentado el alcance del descubrimiento, demostrando la eficacia de la profilaxis preexposición también en la población masculina y femenina heterosexual (véase La Noticia del Día 19/07/2011).

En el iPrEx se distribuyó de forma aleatoria a 2.499 hombres y mujeres transexuales (es decir, todos los participantes habían nacido de sexo masculino) que practicaban sexo con hombres para recibir TDF/FTC o placebo una vez al día.

Los nuevos análisis incluyeron datos del ensayo recopilados hasta agosto de 2010, o sea, cuatro meses después de la fecha de corte del estudio ya publicado, y arrojaron los siguientes resultados:

• El análisis por intención de tratamiento (ITT), en el que se tuvieron en cuenta todas las infecciones por VIH producidas a lo largo del período de seguimiento, mostró que los participantes que recibieron la profilaxis presentaron un riesgo de infección un 45% menor que los que tomaban placebo.

• El análisis por intención de tratamiento modificada (mITT), en el que se excluyeron los participantes que ya mostraban niveles de ARN del VIH detectable en el momento de la inscripción en el estudio, demostró que la profilaxis con TDF/FTC redujo el riesgo de infección en un 42% respecto al placebo.

Además de actualizar los datos de eficacia general, también se compararon los resultados de la prevención en diversos subgrupos de participantes. Así, las personas que tomaron TDF/FTC con una regularidad suficiente como para presentar unos niveles detectables de fármaco en sangre tuvieron un riesgo un 92% menor de infección por VIH.

Se llevó a cabo un estudio tipo caso-control, en el que fueron comparados 48 participantes que se infectaron por VIH frente a 144 controles que no (en todos los casos, estas personas recibían TDF/FTC y no un placebo). Los controles fueron emparejados con los casos en función de la localización geográfica y el tiempo en el ensayo. Un análisis en el que se consideraron posibles factores de confusión reveló que, con respecto a los participantes que se infectaron, los pacientes control que no adquirieron el VIH tendían a presentar una mayor concentración de TDF en células (36% frente a 9%) y en plasma (40% frente a 8%), de FTC en células (41% frente a 11%) y en plasma (40% frente a 8%), o a tener un nivel detectable de cualquier fármaco (44% frente a 10%).

Por otro lado, no se encontraron pruebas de virus con resistencia a TDF o FTC en las personas que se infectaron durante el ensayo. Asimismo, la carga viral de los participantes que se infectaron no varió entre los que tomaban Truvada® y los que recibían placebo.

Estos dos factores (la ausencia de resistencia y las elevadas cargas virales en las personas a las que se administró TDF/FTC) resultan indicativos de que estos voluntarios mantuvieron un bajo grado de adhesión al régimen diario.

La eficacia protectora de la PPrE fue significativamente superior entre los 1.485 participantes que habían afirmado mantener relaciones anales receptivas en el momento de iniciarse el estudio que entre los que no (59% frente a 25%; p= 0,04).

Por otro parte, también se comprobó que la eficacia protectora de la profilaxis preexposición fue más elevada en los 332 participantes circuncidados cuando comenzó el iPrEx que entre los no circuncidados (83% frente a 36%), aunque esta diferencia no tuvo relevancia estadística (p= 0,10).

Se observó que la protección ofrecida por TDF/FTC no dependió del origen étnico, el consumo de alcohol, el nivel educativo o la edad.

Sin embargo, el análisis ha puesto de manifiesto que el uso de la PPrE no resultó tan eficaz en la prevención del virus entre la pequeña proporción de mujeres transexuales. Entre los 366 participantes (15%) que se declararon transexuales o que empleaban hormonas sexuales femeninas (casi ninguna de estas personas se había sometido a un cambio de sexo), tuvieron lugar 11 infecciones por VIH en el grupo de TDF/FTC y 11 en el de placebo. El equipo de investigadores planteó la hipótesis de que las diferencias en la eficacia de la PPrE entre los participantes transexuales y el resto podrían explicarse por el azar o por variaciones en los patrones de toma de los comprimidos, las prácticas sexuales o los efectos de las hormonas sobre el transporte de fármacos en la mucosa.

Los autores concluyeron que “la administración oral de FTC/TDF proporciona una protección adicional frente a la adquisición del VIH entre HSH que reciben un paquete integral de servicios preventivos”, y destacaron que dicha protección llegó al 92% en el caso de los hombres que tomaron TDF/FTC de forma regular, determinada mediante la detección de niveles detectables de TDF y/o FTC en sangre y células. El equipo del iPrEx señaló que la protección se situó entre el 90 y 100% en algunas sedes del ensayo.

Asimismo, se ha anunciado que se prevé llevar a cabo una ampliación del ensayo iPrEx (que se denominará iPrEx OLE) en el que todos los participantes tomarán TDF/FTC durante un período de 72 semanas, sin brazo de placebo.

Al igual que en el iPrEx, los voluntarios del iPrEx OLE recibirán un paquete integral de prevención del VIH, que incluirá la realización regular de pruebas, la distribución de preservativos, servicios de counselling, y el diagnóstico y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual.

Aparte de recopilar datos relativos a la eficacia y seguridad a largo plazo de la PPrE, también ofrecerá información adicional sobre si los participantes usarán la profilaxis de forma más constante ahora que los beneficios preventivos han quedado demostrados y que las personas saben que están recibiendo los fármacos activos y no un placebo.

Ya ha comenzado la inscripción en EE UU y Sudáfrica, mientras que las sedes de otros países están pendientes de la aprobación normativa antes de proceder a la misma. No obstante, se espera que todas estén completamente operativas en agosto de 2011.

Se añadirá una sede adicional en Chicago (EE UU) a las que ya participaron en el estudio original.

Fuente: Elaboración propia.
Referencias: Comunicado de prensa del estudio iPrEx (15/07/11): New iPrEx Data Confirm the long-term Efficacy and Ssfety of Pre-Exposure Profhylaxis (PrEP) to Prevent HIN Infection in People.

Grant RM, McMahan V, Liu A, et al. Completed observation of the randomized placebo-controlled phase of iPrEx: daily oral FTC/TDF pre-exposure HIV prophylaxis among men and trans women who have sex with men. 6th IAS Conference on HIV Pathogenesis, Treatment and Prevention. July 17-20, 2011. Rome. Abstract WELBC04.

Grant RM, Lama JR, Anderson PL, et al. Preexposure chemoprophylaxis for HIV prevention in men who have sex with men. N Engl J Med. 2011; 363: 2.587-2.599.


"La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm.

19/7/2011

Se confirma la eficacia del tratamiento como estrategia de prevención

Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH
La noticia del día
19-07-2011

IAS 2011: Se confirma la eficacia del tratamiento como estrategia de prevención
Tres grandes estudios muestran cómo el uso de la terapia antirretroviral consigue reducir el riesgo de transmitir y adquirir el VIH

Juanse Hernández y Xavier Franquet, desde Roma (Italia) - 19/07/2011


Los prometedores hallazgos registrados en los últimos tiempos en el campo de la prevención del VIH están extendiendo cada vez más la idea de que añadir nuevas estrategias preventivas a los métodos ya disponibles podría marcar un punto de inflexión en el curso de la epidemia.

El año pasado, el ensayo CAPRISA 004 fue el primero en demostrar que un gel microbicida que contenía un 1% de tenofovir (Viread®) podía reducir en un 39% las tasas de infección por VIH al ser aplicado en la vagina antes de las relaciones sexuales (véase La Noticia del Día 21/07/2010). Meses más tarde, se daban a conocer los resultados de otro ensayo, el estudio iPrEx, que pusieron de manifiesto que la toma de tenofovir y emtricitabina (Truvada®) antes de mantener relaciones sexuales pudo disminuir en un 44% el riesgo de adquirir el VIH en un grupo de hombres que practican sexo con hombres (HSH) y mujeres transexuales (véanse La Noticia del Día 29/11/2010 y 22/03/2011).

En una de las sesiones más esperadas de la VI Conferencia sobre Patogénesis, Tratamiento y Prevención del VIH de la Sociedad Internacional del Sida (IAS, en sus siglas en inglés), que se está celebrando estos días en Roma (Italia), se han presentado los resultados de tres nuevos grandes estudios que añaden todavía más pruebas de que el tratamiento antirretroviral es también una herramienta para la prevención del VIH. Con un título que no deja lugar a dudas (‘El tratamiento es prevención: la prueba está aquí’) y con un auditorio a rebosar, una de las sesiones que más interés ha suscitado de esta conferencia ha confrontado dos abordajes distintos para prevenir el VIH con el uso de fármacos: un enfoque, en personas seropositivas, prueba el efecto de la terapia antirretroviral sobre la transmisión del virus a las parejas sexuales (estudio HPTN 052); el otro evalúa si, con el empleo diario de medicación, las personas seronegativas en alto riesgo podrían evitar la adquisición del VIH, lo que se conoce con el nombre de profilaxis preexposición [PPrE] (estudios TDF2 y Partners PrEP).

HPTN 052 es un estudio prospectivo y de reparto aleatorio en el que participaron 1.763 parejas serodiscordantes (en las que un miembro vive con VIH y el otro no) estables, la mayoría heterosexuales, e inscritas en trece centros de Asia, África y América (véase La Noticia del Día 19/05/2011). Este ensayo, que fue promovido por la Red de Ensayos de Prevención del VIH (HPTN, en sus siglas en inglés) y sufragado por del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE UU (NIAID, en sus siglas en inglés) -que depende de los Institutos Nacionales de Salud de EE UU (NIH, en sus siglas en inglés)-, tuvo como objetivo evaluar si empezar la terapia antirretroviral inmediatamente frente a retrasarla por parte de la persona con VIH podía reducir la transmisión del virus al miembro de la pareja no infectado, y los beneficios que podría obtener la persona seropositiva con un inicio precoz del tratamiento.

Para entrar al estudio, la persona con VIH debía tener a nivel basal un recuento de CD4 entre 350 y 550 células/mm3. A continuación, los participantes fueron distribuidos de forma aleatoria para tomar tratamiento antirretroviral de forma inmediata (n= 886) o retrasarlo (n= 877) hasta que el recuento de CD4 disminuyese por debajo de las 250 células/mm3, a menos que desarrollasen primero una enfermedad definidora de sida. En el momento en que se diseñó el protocolo, el umbral de inicio del tratamiento recomendado por la Organización Mundial de la Salud estaba situado en las 200 células/mm3.

Los resultados del ensayo hallaron que el uso inmediato del tratamiento antirretroviral en los participantes con VIH redujo en un 96% el riesgo de transmitir el virus a los miembros no infectados de la pareja. En el transcurso del estudio, se produjeron 39 nuevas infecciones por VIH, de las cuales 29 fueron transmisiones asociadas al miembro seropositivo de la pareja, lo que se pudo confirmar por medio de análisis genéticos de los virus de ambos. Sólo una de las 29 nuevas infecciones por VIH se dio en el grupo de participantes que tomaron tratamiento de forma inmediata. Según los análisis realizados por los investigadores, esta transmisión pudo haberse producido poco tiempo después de que la pareja fuera inscrita en el ensayo y antes de que el tratamiento antirretroviral eficaz pudiese haber reducido la cantidad de VIH hasta niveles indetectables.

Los hallazgos de eficacia de este enfoque preventivo son tan sólidos que los autores del estudio consideran que son “la prueba de concepto” definitiva de que la terapia antirretroviral reduce el riesgo de transmisión del VIH.

Los resultados de nuevos análisis presentados en la sesión de ayer ofrecieron una visión más clara sobre cómo el inicio precoz del tratamiento proporciona un beneficio directo a la persona con VIH. En este sentido, se pudo observar que los participantes que recibieron tratamiento de forma inmediata mantuvieron un recuento absoluto de células CD4 más elevado que el de las personas que comenzaron más tarde la terapia. Además, el tratamiento precoz se asoció también con una disminución de un 41% del riesgo de morir o desarrollar una enfermedad relacionada con el VIH. Por otro lado, los investigadores igualmente pudieron constatar el potencial impacto del efecto del inicio precoz del tratamiento sobre la adhesión cuando a los pacientes con VIH se les informó de que el uso de una terapia eficaz podría proteger del virus a sus parejas no infectadas.

El estudio, diseñado para durar 78 meses, tuvo que ser interrumpido antes de alcanzar dicho período de tiempo, puesto que el panel independiente de expertos que analiza los resultados, el Comité de Seguimiento de Datos y Seguridad (DSMB, en sus siglas en inglés), consideró que la evidencia era ya suficiente, que debían comunicarse los hallazgos, y que era imperativo ofrecer tratamiento a todas aquellas personas con VIH en el grupo que empezó con retraso el estudio y que todavía no tomaba la terapia.

Los resultados de los estudios TDF2 y Partners PrEP, por su parte, han mostrado por primera vez que el empleo diario de profilaxis preexposición basada en Truvada® o Viread® puede reducir en más de la mitad el riesgo de adquirir el VIH en hombres y mujeres heterosexuales.

En el ensayo TDF2, llevado a cabo por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU (CDC) junto con el Ministerio de Salud de Botsuana, un total de 1.219 hombres y mujeres heterosexuales no infectados por VIH de entre 18 y 39 años de edad fueron distribuidos de forma aleatoria para tomar un comprimido diario de tenofovir/emtricitabina o bien un placebo. A todas las personas participantes, que fueron inscritas en dos centros en Botsuana, se les proporcionó, además, servicios de prevención del VIH, entre los que se incluyeron: preservativos masculinos y femeninos, counselling sobre prácticas de sexo seguro, y detección y tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual. Los investigadores excluyeron del estudio a tres participantes que ya estaban infectados por VIH antes de su inicio y a 16 personas que no llegaron a tomar nunca la medicación o el placebo asignados, por lo que el total de personas analizadas fue de 1.200 (un 54,7% eran hombres y un 45,3%, mujeres).

Durante el estudio, se produjeron 33 infecciones por VIH: 24 en el grupo de las 601 personas (50,1%) que recibieron el placebo y 9 entre los 601 participantes (49,9%) que tomaron el comprimido diario de tenofovir/emtricitabina. Según los investigadores, el uso de Truvada® redujo de forma significativa el riesgo de adquirir el VIH en un 62,6% (intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 21,5 - 83,4; p= 0,0133). Un análisis adicional, que excluyó las infecciones por VIH registradas 30 días después de la última dosis del fármaco tomada de acuerdo con la declaración de los propios participantes (por lo que la infección pudo haberse producido cuando los voluntarios no estaban recibiendo la medicación), reveló que el empleo de tenofovir/emtricitabina disminuyó el riesgo de contraer el VIH en un 77,9% (IC95%: 41,2 - 93,6; p= 0,0053). Actualmente, se están realizando análisis adicionales tanto del grado de adhesión de los participantes como de la cantidad de fármaco presente en sangre, lo que permitirá conocer mejor la eficacia de esta intervención.

Los análisis preliminares no identificaron problemas graves de seguridad asociados a la utilización diaria de Truvada® que no hubiesen sido apreciados en otros estudios de profilaxis preexposición. En comparación con las personas que recibieron el placebo, los participantes a los que se administró el comprimido de tenofovir/emtricitabina comunicaron más episodios de náuseas/vómitos (11,9% frente a 28,8%; p <0,0001, respectivamente) y mareo (10,5% frente a 15,3%; p= 0,0143, de manera respectiva).

Las personas que resultaron infectadas por VIH en el transcurso del ensayo fueron derivadas de forma inmediata para recibir atención médica especializada. A los participantes que se mantuvieron seronegativos al VIH se les ofrecerá medicación durante un año como parte de un estudio de seguimiento que llevarán a cabo los CDC.

Por su parte, el estudio Partners PrEP evaluó una estrategia de profilaxis preexposición similar a la del estudio TDF2, pero, en este caso, en parejas serodiscordantes de Kenia y Uganda, una población con una necesidad urgente de nuevas estrategias preventivas a tenor de la tasa importante de nuevas infecciones por VIH que se producen en el África subsahariana en este tipo de parejas cuyos miembros tienen diferentes estados serológicos.

Este ensayo, de fase III y a doble ciego, inscribió un total de 4.758 parejas serodiscordantes y tuvo como objetivo evaluar si la toma diaria de Viread® o Truvada® por parte del miembro seronegativo de la pareja podría reducir el riesgo de adquirir el VIH. Para tal fin, los miembros no infectados fueron distribuidos de forma aleatoria para recibir, una vez al día, tenofovir o tenofovir/emtricitabina o placebo. Como suele ser habitual en este tipo de estudios, a cada una de las parejas se les proporcionó, además, todas las medidas de prevención disponibles, entre ellas, condones y counselling sobre prácticas de sexo seguro.

Los resultados muestran que, a fecha de 31 de mayo de 2011, se habían producido en el estudio un total de 78 infecciones por VIH: 18 ocurrieron en el grupo de personas que tomaron tenofovir; 13, entre los participantes a los que se administró el comprimido de tenofovir/emtricitabina; y 47 en el grupo de voluntarios que recibieron el placebo. Así pues, en comparación con el placebo, el uso de tenofovir redujo en un 62% el riesgo de adquirir el VIH (intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 34 - 78; p= 0,0003) y el empleo de tenofovir/emtricitabina disminuyó dicho riesgo en un 73% (IC95%: 49 - 85; p <0,0001).

Como consecuencia del considerable efecto observado en la prevención del VIH, el Comité de Seguimiento de Datos y Seguridad recomendó que se hiciesen públicos los resultados y que se interrumpiese el grupo que estaba recibiendo placebo. Además, el DSMB aconsejó que el estudio continuase: las personas que estaban tomando tenofovir o tenofovir/emtricitabina lo seguirán haciendo, y los participantes que estaban en el grupo de placebo comenzarán a recibir uno de los dos medicamentos mencionados. El estudio volverá a hacerse ciego, lo que permitirá comparar a largo plazo las potenciales diferencias en términos de seguridad y eficacia entre tenofovir y tenofovir/emtricitabina en la profilaxis preexposición al VIH.

Los investigadores del estudio señalan que Viread® y Truvada® proporcionaron un nivel de protección frente al VIH estadísticamente parecido tanto en hombres como en mujeres. La profilaxis preexposición fue, en general, segura y bien tolerada: se apreció una tasa de efectos secundarios graves semejante en los tres grupos del ensayo. Durante el desarrollo del estudio, un 10% de las mujeres al año se quedaron embarazadas, por lo que tuvieron que interrumpir la medicación. Las tasas de embarazo fueron similares en los tres brazos del estudio y no hubo indicios de que el uso de tenofovir o tenofovir/emtricitabina se asociasen con complicaciones en la gestación.

Asimismo, los resultados del estudio muestran que los participantes mantuvieron un grado de adhesión elevado, llegándose a tomar más del 97% de las dosis dispensadas.

Aunque los estudios TDF2 y Partners PrEP proporcionan resultados semejantes, conviene tener en cuenta que ambos difieren en gran medida de otro ensayo sobre profilaxis preexposición denominado FEM-PrEP, cuyos hallazgos fueron dados a conocer recientemente (véase Actualización en Tratamientos 21/04/2011). Dicho estudio clínico debió interrumpirse tras observase que el empleo de Truvada® no ofrecía protección significativa frente al VIH a una población de 1.951 mujeres seronegativas de Kenia, Tanzania y Sudáfrica. Si bien los responsables están intentando todavía averiguar por qué en este ensayo la profilaxis preexposición con tenofovir/emtricitabina no funcionó, se barajan ya algunas hipótesis, como la presunta falta de adhesión de las participantes a la medicación.

Tomados en su conjunto los destacables resultados de los estudios TDF2 y Partners PrEP (con una disminución del riesgo de adquirir el VIH de un 63% y de entre un 62% y un 73%, respectivamente) y el HTPN 052 (con una reducción del riesgo de transmitir el VIH de un 96%), junto con los hallazgos de otros ensayos parecidos, no parece haber duda de que el tratamiento es, en efecto, una herramienta más en la prevención de la infección.

Conviene observar, no obstante, que ambos enfoques, pese a que tengan en común el uso profiláctico del tratamiento antirretroviral, no son conceptualmente iguales. Aunque el empleo de los fármacos como profilaxis preexposición supone una nueva opción de protección que puede adecuarse a la necesidad de determinadas poblaciones en riesgo, esta estrategia no está exenta de aspectos espinosos, como el precio, los efectos secundarios o la posible aparición de virus resistentes, por no mencionar las implicaciones éticas que comporta utilizar estos fármacos en personas sanas (con mucha probabilidad, en países ricos) mientras tantos pacientes con VIH que los necesitan no los están recibiendo en los países con menos recursos.

Con todo, los resultados de estos estudios son los suficientemente sólidos como para no retrasar por más tiempo el acceso universal al tratamiento antirretroviral para todas las personas que más lo precisan, dados los incuestionables beneficios que puede tener tanto para la propia salud del paciente como para proteger del VIH a sus parejas sexuales.

Fuente: Elaboración propia.
Referencias: Cohen M, Chen Y, McCauley M, et al. Antiretroviral treatment to prevent the sexual transmission of HIV-1: results from the HPTN 052 multinational randomized controlled trial. 6th IAS Conference on HIV Pathogenesis, Treatment and Prevention. 17-20 July 2011, Rome, Italy. Abstract MOAX0102.

Thigpen MC, Kebaabetswe PM, Smith DK, et al. Daily oral antiretroviral use for the prevention of HIV infection in heterosexually active young adults in Botswana: results from the TDF2 study. 6th IAS Conference on HIV Pathogenesis, Treatment and Prevention. 17-20 July 2011, Rome, Italy. Abstract WELBC01.

Beaten J. Antiretroviral Pre-Exposure Prophylaxis for HIV-1 prevention among heterosexual African men and women: the Partners PrEP Study. 6th IAS Conference on HIV Pathogenesis, Treatment and Prevention. 17-20 July 2011, Rome, Italy. Abstract MOAX0106.



"La Noticia del Día" es un servicio gratuito de información en español sobre tratamientos del VIH. Puedes subscribirte en http://www.gtt-vih.org/actualizate/suscripciones o darte de baja en http://www.gtt-vih.org/actualizate/cancelar_suscripcion. Las noticias anteriores pueden consultarse en nuestro sitio de internet: www.gtt-vih.org. Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona (España). Subvencionado por la Secretaría del Plan Nacional del SIDA. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad (España). http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/home.htm.